Atrás

Club infantil

despues5-salera

Salera invierte 13 millones para lograr un espacio más abierto y accesible

Los trabajos ya están en marcha y la previsión es acabarlos a finales de noviembre

El centro comercial Salera acometerá en los próximos meses una inversión de 13 millones de euros cuyo objetivo es adaptarse a los nuevos tiempos que corren para un sector de la distribución que debe pasar de ofrecer productos a garantizar experiencias. Para ello, los responsables de la consultora inmobiliaria CBRE, que gestionan el espacio, presentaron ayer una reforma en la que destaca una nueva plaza en la zona donde hasta ahora estaba la entrada de la avenida Enrique Gimeno, que se cerrará.

Los trabajos ya han arrancado, pero será a partir de la semana próxima cuando comenzará la demolición de la zona este tal y como existía hasta ahora. El gerente de Salera, Alejandro Galocha, explica que las obras se desarrollarán sin que el centro comercial cierre ni un solo día y que las previsiones pasan por tenerlas concluidas a finales de noviembre, para que los clientes puedan disfrutar de la nueva imagen coincidiendo con la campaña navideña. Galocha y el responsable del departamento de arquitectura de CBRE, Josep Pinot, se muestran convencidos de que el resultado será un espacio «moderno, abierto y accesible gracias a una arquitectura de último diseño, reforzando la presencia del blanco y el negro en paredes y pavimentos y la entrada de luz natural».

La reforma busca mejorar la comunicación vertical en el centro comercial, permitiendo crear un flujo de visitantes «más adecuado y mejorando, de este modo, la estancia del cliente». Asimismo, reducirán o reubicarán elementos de bloqueo que ahora reducen la visibilidad de algunos locales. Un ejemplo de ello será la actual plaza del extremo oeste, en la que eliminarán una de las actuales escaleras mecánicas centrales para ganar amplitud para actividades. En total, la transformación afectará a más de 45.000 m2.

NUEVAS TIENDAS // Los trabajos no implicarán un aumento del espacio comercial. De hecho, el número de tiendas se verá reducido «en cuatro o cinco», pues el objetivo es que los espacios para los nuevos arrendatarios sean más grandes. Los responsables de Salera buscan grandes marcas de sectores como la perfumería, el deporte, el hogar, la moda o la tecnología. En las últimas semanas ya se han instalado en el centro comercial firmas como Ikea Design, una bolera y dos firmas de moda deportiva (Oteros o 360 On Air).

Los responsables de Salera agradecen a los propietarios del espacio, el fondo DWS (perteneciente al Deutsche Bank) su implicación en la reforma. Esta compañía prevé invertir 1.500 millones de euros en adquisiciones en España hasta el ejercicio 2021.